Seventh-Day Adventist Church

Misión Venezolana Andina del Centro "El que ha de venir Vendrá, y no tardará" Hebreos 10:37 ¡Señor Transfórmame! Feliz Año Nuevo 2017

Menu

DEPARTAMENTO DE VIDA FAMILIAR.

 

KF 05 Filosofía

Las Escrituras reafirman la importancia de la familia y trazan los principios divinos que gobiernan las relaciones familiares. En la creación, Dios instituyó el matrimonio y con él la familia (Génesis 2:18-25), como el marco principal para el desarrollo y formación humanos. Cuando Cristo redimió toda la experiencia humana de la maldición del pecado, redimió también el matrimonio y las relaciones familiares. Pide a los miembros de la familia que se comporten como conviene a personas que han respondido al evangelio (Efesios 5:21-6:4). Siendo que la familia es el escenario principal donde se desarrolla la capacidad de amar y de la comunión íntima con Dios y con los demás seres humanos y donde los valores cristianos pasan de una generación a la siguiente, la familia ocupa un lugar central en el proceso del discipulado cristiano (Juan 8:31, 13:35). Al enfatizar las Escrituras los acontecimientos del tiempo del fin, la atención se enfoca nuevamente sobre la familia. La Biblia predice que antes del día grande del Señor y en el espíritu y poder de Elías, Dios hará un llamado final a esta generación, convirtiendo los corazones hacia él y hacia los otros miembros de la familia en forma recíproca (Malaquías 4:5,6). 

Elena G. White sostuvo una firme convicción en relación con la importancia de las familias y el ministerio en su favor. “No hay campo de acción más importante que el señalado a los fundadores y protectores del hogar” (El Ministerio de Curación, pág. 351). “Nuestra obra por Cristo ha de empezar con la familia, en el hogar... Muchos han descuidado vergonzosamente el campo del hogar, y es tiempo de que se presenten recursos y remedios divinos para corregir este mal” (Testimonios Selectos, págs. 407, 408).  

El Departamento del Ministerio de la Familia reconoce la importancia de la familia en la vida tanto de los creyentes como de los no creyentes. Se esfuerza por fortalecer el hogar como un centro de discipulado en donde se anima a los miembros de la familia en su relación con Cristo Jesús y Su iglesia a través de las relaciones interpersonales y en donde se desarrollan aquellas habilidades necesarias para una testificación atrayente. El departamento se esfuerza por mantener en perspectiva tanto los ideales divinos en cuanto a la vida familiar, como la comprensión de la ruptura experimentada por los individuos y las familias en un mundo caído. Por lo tanto, el Ministerio de la Familia llama a los individuos, a las parejas matrimoniales y a los padres a aferrarse a los ideales divinos, al mismo tiempo que brindan el ministerio redentor y sanador de Cristo. Los esfuerzos en favor de la familia deben ser urgentes, vitales e integrales en relación con el mensaje y misión de la Iglesia

KF 10 Objetivos

Reconociendo la fuerza y el apoyo mutuos que la iglesia debe representar para el hogar y el hogar para la iglesia, si es que se va a convertir en una realidad la misión de la iglesia, el Departamento del Ministerio de la Familia ha adoptado los objetivos siguientes: 

1. Proclamar el mensaje reanimador y restaurador del evangelio eterno dentro del contexto de la vida familiar. Cristo es y debe ser reconocido como el Salvador y Cabeza de cada hogar. En él, los miembros de la familia están en paz con Dios y los unos con los otros. Al acercarse a él, se acercan unos a otros en amor, espíritu de perdón, reconciliación, restauración y renovación. 

2. Reafirmar y fortalecer a cada familia adventista como la unidad elemental dentro del discipulado. El propósito del Departamento del Ministerio de la Familia es que se logre una comprensión más profunda de la dimensión correlativa de ser y de hacer discípulos y el de fortalecer a los miembros de la familia para hacer discípulos dentro de la familia. Se ve a la pareja matrimonial como la unidad primaria de la familia. El departamento desea proveer a las parejas y a las familias acceso a oportunidades de educación, mejoramiento y orientación a fin de incrementar el desarrollo de las habilidades de vinculación armónica necesarias para la efectiva labor del discipulado mutuo y el crecimiento en pro del matrimonio cristiano óptimo y las óptimas relaciones filiales y familiares en general. 

3. Capacitar a los padres y a las familias para incrementar las posibilidades de una transferencia exitosa de los valores adventistas a la siguiente generación. El Ministerio de la Familia produce materiales y provee oportunidades de aprendizaje dentro del marco de la iglesia y de la familia, diseñados para capacitar a los padres para que presenten en forma atractiva los valores bíblicos a los niños y jóvenes. El departamento promueve una atmósfera dentro de los hogares e iglesias, que promueve la formulación de preguntas y la discusión constante en relación con los valores y dogmas cristianos entre padres e hijos, jóvenes y adultos, dirigentes y miembros, en un esfuerzo por fomentar el desarrollo de una fe madura. 

4. Crear una experiencia tipo “familia de Dios” en cada Iglesia Adventista del Séptimo Día. El Ministerio de la Familia fomenta una atmósfera en la que se respeta y celebra la diversidad dentro del contexto de la congregación y de la Iglesia mundial, reconociendo que tal unidad no se encuentra en la uniformidad, sino en Cristo, la Cabeza del cuerpo. Por medio de una entrega coparticipativa hacia un mensaje y misión comunes y una recíproca apertura, honestidad y vulnerabilidad con respecto a las relaciones entre unos y otros, la unidad que hemos encontrado en Cristo puede transformarse en una realidad viviente. 

5. Facultar a las familias para una testificación atractiva. Aparte de la prioridad dada al hogar como el más importante campo misionero, el Ministerio de la Familia ayuda a las familias a descubrir y utilizar sus dones espirituales en la comunidad que les rodea. El departamento anima y capacita a las familias para relacionarse en forma atrayente con miembros de la familia que no son creyentes, entablar amistad con sus vecinos, compartir las buenas nuevas de la vida en Cristo y apoyar a través de sus oraciones, ofrendas y actos de servicio, los esfuerzos misioneros de la iglesia.

KF 15 Áreas de Énfasis

El enfoque del Ministerio de la Familia está puesto sobre las relaciones. Es un ministerio en torno a la conjunción “y”, como en el caso de la relación esposo y esposa, hijos y padres. Por lo tanto, este ministerio se refiere primordialmente a dinámicas que atañen a la relación, en vez de dirigirse a las necesidades del individuo en sí. Las áreas básicas de énfasis a las que apunta el Departamento del Ministerio de la Familia, son orientación premarital, fortalecimiento del matrimonio y educación de los padres, prestándose igualmente atención a otros miembros de la familia, padres y madres solteros, necesidades de las familias que incluyen miembros tales como padrastros y madrastras y las necesidades familiares de las personas solteras. El desarrollo de las habilidades con respecto a las relaciones, fomentado por el Ministerio de la Familia, capacita a los jóvenes, a las personas solteras y a las familias y encarece las relaciones tanto dentro del hogar como dentro de la iglesia, que es la familia de la fe.

El marco curricular en que se basan el liderazgo y el desarrollo de recursos incluye once áreas principales: bases teológicas, familia y misión, las familias en la sociedad, dinámicas familiares y matrimoniales, relaciones interpersonales, educación y orientación para los padres, crecimiento y desarrollo humano, sexualidad humana, ética familiar, manejo de recursos en relación con la familia y programas de ministerio familiar y su implementación.

KF 15 05 Metodologías

Tres son las categorías que definen el enfoque hacia el ministerio en favor de la familia, que facilita este departamento: educación, mejoramiento y orientación. 

1.  Educación. Se nos han dado importantes revelaciones con respecto al propósito divino para las familias. Los principios prácticos que gobiernan las relaciones familiares se encuentran en las Escrituras y en el Espíritu de Profecía. En la preparación de los materiales usados en la educación para la vida familiar, el departamento basa sus estudios e investigaciones en esas fuentes primordiales y procura integrar los principios bíblicos con útiles conceptos y metodologías de otros recursos procedentes de otras disciplinas compatibles tales como las ciencias de la salud mental, del comportamiento y las ciencias sociales.

2. Mejoramiento. El departamento prepara materiales y desarrolla el liderazgo a través de actividades de mejoramiento—programas experimentales para parejas matrimoniales, para familias o grupos de personas solteras que les permiten a los participantes establecer logros en cuanto a sus relaciones, a través de la participación e interacción en los diferentes incidentes y actividades. La metodología del mejoramiento enfoca su atención directamente sobre la familia o grupo como sistema dentro del proceso de mejoramiento de las relaciones a través de una mejor comunicación, una comprensión más profunda y una mayor habilidad para resolver la ira y los conflictos. En ausencia de otros miembros de la familia, los grupos de mejoramiento pueden funcionar como familia substituta. Cuando tales actividades de mejoramiento se llevan a cabo entre personas que forman parte de la misma iglesia local, puede desarrollarse un espíritu de comunidad, apoyo y cooperación mutua. 

3.  Orientación. Se reconoce y aprecia el papel y la importancia crucial que representa la orientación profesional en la vida de las familias con problemas. Muchas personas y familias se encuentran en situaciones tan críticas que requieren la labor especializada que está diseñada especialmente para ayudarlos a resolver dificultades y crisis personales o de relación personal, a corto y largo plazo. El departamento aconseja que siempre que sea posible, tales personas o familias sean referidas a consejeros profesionales bien calificados. Cuando el entrenamiento de los consejeros no es de la incumbencia de este departamento, se reconoce igualmente que el contenido y proceso del desarrollo de liderazgo provisto por el departamento podría ser muy útil para los pastores y otros individuos a quienes se les pudiera solicitar consejo y orientación. Sin embargo, deben reconocerse las limitaciones de la orientación pastoral y laica y tomarse las debidas precauciones.

KF 15 10 Evangelización

Otra categoría dentro del Ministerio de la Familia es la evangelización a través de la familia. Bajo este enfoque, las familias adventistas se acercan a las familias de su comunidad a través de la evangelización personal y pública usando diversas metodologías. Hay un método progresivo que utiliza las series del Ministerio de la Familia y seminarios bíblicos y existe también un enfoque integrado que combina en un solo programa evangelizador, conceptos vitales sobre vida familiar con doctrinas bíblicas compatibles. La evangelización del ministerio de la familia tiene la ventaja de simultáneamente educar a la iglesia y evangelizar al mundo.